[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

19/09/2017 - 18:33
Con los recientes sismos que se han presentado en el globo terráqueo es importante que se conozcan los movimientos de la tierra.

Encuesta

¿Cuál equipo será el campeón de la Liga Colombiana de Fútbol 2017-II?

Recomendado

recomendado

Foto: William Díaz Tafur
09/12/2017 - 15:27
Juan Pérez Hidalgo, presidente de Coljuegos, contó que las firmas con licencia son Wplay.co, Colbet.co, Betplay.com.co, Zamba.co y Codere.com.co.
07/12/2017 - 09:52
Un 7 de diciembre de 1935 nació el artista mexicano que ha escrito más de 400 canciones y de las cuales más de 50 han alcanzado fama internacional.
07/12/2017 - 06:54
Guillermo Rivera se jugará sus últimas cartas en el Consejo de Estado y el Tribunal Superior de Cundinamarca, ante el nuevo revés que sufrió el...

De las noticias a los documentos
Encuentre fácilmente licitaciones y contratos públicos en ColombiaLicita.com

Videos Virales

Videos Virales

Foto: Captura video
09/12/2017 - 10:53
Sin mirar por dónde iba, una mujer despistada y obsesionada con su teléfono termino en un estacionamiento automático, donde sufrió el insólito...
Foto: Captura video
05/12/2017 - 11:13
El hombre que grabó en video los cadáveres de los animales tiene diversas teorías sobre el misterioso suceso.
deadspin.com
04/12/2017 - 12:46
El jugador Tyvoris Solomon se encontraba en la banca de los suplentes cuando de repente cayó inconsciente sobre la cancha.

Espacio Paranormal

Paranormal

05/12/2017 - 15:21
El video muestra un misterioso objeto volando a través del cielo nocturno a una velocidad tan lenta que parece difícil que se trate de un avión.
Pasadofuturo
04/12/2017 - 15:10
Aunque no pudieron confirmarse de manera oficial aún dejan una gran duda sobre si en algún momento la humanidad tuvo algún contacto con seres...
Foto: Captura video
03/12/2017 - 15:21
En una población rural del departamento de Salavina, Argentina, varios padres tuvieron que acudir a un curandero para liberar a los estudiantes de...

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Noviembre 24, 2017 - 09:34

En el teatro Colón de Bogotá se realiza el evento de conmemoración del primer año de la firma del proceso de paz entre el Gobierno y las Farc.

El evento es encabezado por el Presidente de la República, Juan Manuel Santos, con la presencia de los principales líderes de la FARC, entre ellos Rodrigo Londoño (Timochenko), Iván Márquez, Jesús Santrich, entre otros.

<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fncprensa%2Fvideos%2F1767144603581930%2F&show_text=0&width=560" width="560" height="315" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowTransparency="true" allowFullScreen="true"></iframe>

Discurso del presidente de la República Juan Manuel Santos:

Hace un año firmamos el acuerdo de paz definitivo con las Farc. 

Lograrlo fue difícil, pero silenciar los fusiles nos ha permitido salvar vidas, miles de vidas. Solo eso hace que semejante esfuerzo haya valido la pena. 

Construir la paz, sin embargo, es mucho más que poner punto final a los ataques, los atentados, los enfrentamientos. Y es mucho más difícil. 

No es algo que se hace de la noche a la mañana. Toma tiempo y necesita que los colombianos nos unamos para lograrlo. 

Entiendo la impaciencia y la urgencia que muchos expresan. Todos quisiéramos que los cambios y las oportunidades de la paz fueran ya una realidad. 

También sé que ha habido demoras, dificultades, errores. Pero estamos trabajando sin descanso para acelerar el paso y avanzar. 

Y la verdad es que los colombianos hemos sido más exitosos en sentar las bases iniciales de la paz que muchos otros países en situaciones parecidas. 

Así lo señala un estudio independiente del Instituto Kroc de la universidad de Notre Dame en Estados Unidos. Ellos, luego de comparar 34 procesos de paz en el mundo, han concluido que el nuestro, el colombiano, es uno de los mejor diseñados, más completos y que su avance en un año es más rápido que el de cualquier otro acuerdo de paz. 

Para construir paz estamos trabajando en tres frentes: seguridad, oportunidades y reconciliación.  

Primero, la paz debe traer más seguridad y más tranquilidad. 

Por supuesto que lo que más nos preocupa en este campo son los ataques contra líderes sociales. Cada asesinato, cada atentado, cada amenaza nos duelen y nos imponen la tarea de redoblar esfuerzos para garantizar la seguridad de todos ellos. 

No nos hemos quedado cruzados de brazos. En coordinación con la Fiscalía, con la Procuraduría, nuestra fuerza pública está trabajando para proteger a los líderes y para capturar a los responsables. 

De los 111 casos documentados ocurridos en 2016 y 2017, se han identificado a los responsables en más de la mitad de ellos. La fiscalía ha concluido que hasta ahora no se puede decir que hay un patrón, una acción sistemática contra ellos. Los motivos son diversos y en muchos casos no están relacionados con su actividad social o política.   

Tenemos además un sistema de alerta temprana y de respuesta inmediata que permite protegerlos mejor. No vamos a descansar hasta no lograr que todos ellos se sientan tranquilos y respaldados por el Estado. 

Además de la respuesta específica para cada caso, nuestras fuerzas militares y de policía han iniciado una gran campaña de presencia en las regiones más afectadas por el conflicto para garantizar la tranquilidad recién ganada de sus habitantes. Son más de 84 mil hombres y mujeres dedicados a esa tarea en 170 municipios.

Una de las amenazas más peligrosas que nos dejó el conflicto son las minas anti persona. Colombia fue el segundo país más minado del mundo, después de Afganistán. Había 673 municipios con presencia de minas. 

Desminar es una tarea compleja y peligrosa. Pero estamos avanzando a grandes pasos. Ya declaramos libres de minas a 175 municipios. Estamos trabajando en 244 más, en 22 departamentos. Antes del fin de mi gobierno, habremos limpiado el 50% de todo el territorio. La meta es tener un país libre de minas en 2021.

Así como el narcotráfico ha sido combustible de nuestro conflicto armado durante más de 30 años, el conflicto nos impidió avanzar de manera contundente contra el narcotráfico.

El fin del conflicto –lo he repetido muchas veces- nos abre una oportunidad única de superar por fin este terrible problema. 

La fuerza pública ahora está concentrando toda su capacidad operativa contra las organizaciones mafiosas y criminales que se enriquecen con el tráfico. Los golpes dados al clan del golfo y otros grupos criminales lo demuestran. Hemos incautado más cocaína que nunca antes en la historia y varios de los principales cabecillas de esas organizaciones han sido capturados o dados de baja. 

Ayer mismo, con la baja de alias Inglaterra, se le dio otro gran golpe a una de las organizaciones –el clan del golfo- que ha sido identificada como responsable de varios asesinatos de líderes sociales. 

En materia de cultivos, tenemos una estrategia clara. Por un lado, un plan de sustitución de cultivos que en seis meses ha vinculado a más de 25 mil familias que están eliminando las plantas de coca para sembrar cacao y café en más de 22 mil hectáreas. 

La sustitución es un trabajo de largo plazo, pero fundamental para reducir los cultivos ilícitos y garantizar el sustento de las familias. 

En paralelo, la fuerza pública está avanzando de manera decidida en la erradicación de los grandes cultivos. Ya son 47 mil hectáreas que hemos erradicado: es el 97% de la meta! 

Otro elemento fundamental para garantizar la tranquilidad y la sostenibilidad de la paz, es dar a los excombatientes una oportunidad para que se reincorporen a la sociedad y no vuelvan a delinquir. 

Para lograrlo aprendimos de los errores y los aciertos del pasado. Colombia ha reintegrado a más de 50 mil antiguos miembros de grupos guerrilleros y paramilitares. Sabemos que acompañarlos en la ruta a la legalidad no es fácil y no se hace de la noche a la mañana. 

Por eso los estamos capacitando. 3280 están estudiando primaria o bachillerato. 700 se están formando como técnicos agropecuarios para desarrollar proyectos agrícolas. 1647 están en cursos del Sena. 426 se están entrenando para hacer desminado. 1200 serán vinculados a la Unidad Nacional de Protección. Y estamos trabajando, con el apoyo de empresas privadas, en el desarrollo de proyectos productivos para que tengan una forma de ganarse la vida y aportar a la sociedad. 

Esos proyectos productivos, para que tengan éxito y sean sostenibles, los estamos estructurando con cuidado. Ya estamos avanzando en macro proyectos con el sector privado, cooperación internacional y entidades nacionales, así como en proyectos de autoabastecimiento que han formulado los excombatientes. 

Otra gran ausente en las regiones donde más dramáticamente se vivió el conflicto era la justicia. Hoy, en 92 municipios, por primera vez hay presencia de sistemas de justicia. Creamos 107 casas de justicia y 37 centros de conciliación para que los problemas entre vecinos puedan resolverse por vías pacíficas. 

El segundo requisito para construir paz es que el fin del conflicto lleve oportunidades de progreso, inversión y mejor calidad de vida para los colombianos. 

Este es el tema de más largo plazo, el que más tiempo requiere. Pero sin duda alguna es el más importante. 

Para lograrlo hemos dado prioridad a las regiones más golpeadas por la violencia. Zonas como los Montes de María, o municipios como La Paz en el Cesar, Caldono en Cauca, o La Uribe en Meta llevaban años y años frenados y aislados por culpa de la violencia. Llegó la hora de que las oportunidades y el progreso lleguen a esas regiones. 

En 170 municipios como esos estamos trabajando con la comunidad, con las juntas de acción comunal, con las autoridades locales para definir planes de desarrollo que respondan a sus necesidades, a sus prioridades. Se trata de programas de corto, mediano y largo plazo. 

Ya estamos construyendo en 51 municipios, con la gente de las zonas, 722 proyectos de puentes, escuelas, puestos de salud, pequeñas infraestructuras comunitarias que transforman la vida otidiana. 

Lo que más reclaman los habitantes de esos municipios son vías para sacar sus productos al mercado, para ir al médico, para conectarse con el país. Por eso ya está en marcha un plan para mejorar 2406 kilómetros de caminos veredales y pequeñas carreteras. 

A eso se suman las vías terciarias que vamos a hacer por todo el país, con los gobernadores y alcaldes invirtiendo recursos de las regalías. Serán 3 mil kilómetros adicionales de vías terciarias en todos los departamentos. 

La educación ha sido prioridad del gobierno y debemos hacer mucho más para mejorarla en el campo. Con ‘Manos a la Escuela’ ya hemos adelantado obras en 23 sedes de 6 Instituciones Educativas, mejorando así las condiciones del acceso al derecho a la educación de tres mil niños.

En La Paz, Cesar concretamos la construcción de una nueva sede de la Universidad Nacional.

Se han creado 18 Alianzas Plan Rural de Educación Superior para la Construcción de Paz con el propósito es acercar oportunidades de educación superior y de educación para el trabajo a víctimas, campesinos, indígenas, comunidades negras, mujeres, excombatientes, estudiantes universitarios y docentes, entre otros. 

Pero el gobierno no es el único que puede aportar. El sector privado, las empresas juegan un papel clave para generar empleo, desarrollo e incluso para construir obras públicas. 

Para promover la inversión privada definimos 344 municipios donde las empresas que se instalen allí no tendrán que pagar impuestos por 10 años. Otras podrán pagar los impuestos haciendo ellas mismas las obras que requiere la comunidad. 

El fin del conflicto trae primero que todo oportunidades para el desarrollo del campo. Este año la agricultura ha sido el sector de la economía que más ha crecido. 

Para seguir promoviendo el crecimiento hicimos 513 alianzas productivas para reactivar economía de las zonas rurales más afectadas por el conflicto y así asegurar la compra de la cosecha de más de 30 mil familias campesinas. 

Vamos a financiar 44 proyectos productivos en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación para productos como el cacao, café, tilapia- trucha, y palma.

El turismo es una de las actividades económicas con mayor potencial para Colombia. No en vano somos un país de una belleza y una diversidad que el mundo admira. Pero era también uno de los sectores más frenados por la violencia. ¿Quién podía o quería ir a visitar Caño Cristales,a San Agustin o ir a Ciudad Perdida, en medio de la violencia y el conflicto? Nadie! 

Pero ahora, recuperada la paz, regiones enteras del país están viendo llegar los turistas –nacionales y extranjeros—deseosos de descubrir nuestras riquezas naturales y culturales. Eso es más empleo en esta industria sin chimeneas. 

Creamos el programa Turismo y Paz y como parte del mismo, mañana lanzaremos la nueva campaña “Seguro te va a encantar”. Son 11 rutas de que recorren rincones maravillosos de nuestro país, antes vedados por la violencia. 

Ahora, al salir del Teatro Colón, voy precisamente a La Montañita, en Caquetá, donde nunca antes había podido estar un presidente, para compartir con la comunidad los avances en materia de educación, proyectos productivos que se están adelantando y la oferta de servicios del estado que por fin llegan a ese municipio. 

Tercero, construir paz significa promover la reconciliación de los colombianos, como nos lo pidió el papa Francisco. Y para ello debemos empezar por los derechos de las víctimas. 

Cientos de miles de familias fueron desplazadas, expulsadas de sus parcelas. Estamos empeñados en garantizar que esas víctimas puedan volver a sus hogares. Gracias a la ley de restitución de tierras, ya lo hemos hecho con 31 mil familias a quienes les hemos regresado 220 mil hectáreas. 

800 mil hectáreas más pasaron por el filtro del gobierno y están ya ante los jueces para que sean devueltas. Y 2700 familias están recibiendo apoyo económico para que puedan volver a producir en sus tierras. 

Este conflicto nos dejó 8 millones de víctimas. Ellas tienen derecho a conocer la verdad, recibir justicia y reparación y que se garantice que no vuelvan a ser victimizadas. 

La Comisión de la Verdad, que se designó la semana pasada, ayudará precisamente a que la verdad sea conocida y eso permitirá que muchos puedan hacer el duelo de sus familiares. 


El dilema más importante en todo proceso es donde trazar la raya entre justicia y paz. No importa cómo se haga, siempre habrá inconformes de uno y otro lado. Eso es lo que estamos presenciando. Esa es también la señal de que encontramos un buen equilibrio. 


La Corte Constitucional le dio un espaldarazo -por unanimidad- a la justicia especial de paz y la ley estatutaria que la reglamenta está en su último debate. La pido al Congreso que termine el tramite lo más pronto para que los jueces inicien ya su trabajo. No hay tiempo que perder. 


En los próximos meses, los ejercicios de esclarecimiento de la verdad, la reparación de las víctimas y las sanciones a los victimarios en Colombia nos permitirán sentar las bases para la reconciliación.

Todo acuerdo de paz que pone fin a un conflicto armado interno busca que se cambien las botas por los votos. Así ha sido en el pasado en nuestro país y así lo acordamos en esta oportunidad. 

Colombianos, 

Construir la paz que tanto anhelamos, que tanto necesitamos, exige esfuerzo, dedicación y trabajo. Es una tarea difícil, con grandes retos, que requiere perseverar y mantener la mirada puesta en ese objetivo común. Dedicaré hasta mi último día de gobierno, hasta el último día de mi vida, a trabajar sin descanso en este propósito. 

A pesar de los retrasos, a pesar de las dificultades, hemos avanzado.

El propio instituto Krog dice en su último informe que en estos procesos siempre hay quienes ven el vaso medio lleno pero otros siempre lo quieren ver medio vacío. Ahora las Farc y la extrema derecha coinciden en esto último. Y a los dos les conviene criticar al gobierno y al Estado por un supuesto incumplimiento. Bienvenidos a la democracia. Están haciendo política. Pero ellos –el instituto Krog- lo consideran medio lleno. Nosotros también. El desafío es acabar de llenarlo lo más pronto posible.

Sé que las Farc tienen reclamos y preocupaciones. Me reuniré hoy mismo con sus jefes y con el mejor de los ánimos, como siempre lo he hecho, para resolver –en la medida de lo posible- sus inquietudes. Pero que no quede la menor duda: seguiremos cumpliendo con los acuerdos.

Construir la paz es el desafío más grande, el más importante, el más valioso que cualquier país pueda tener. Los colombianos somos batalladores, valientes, trabajadores. Estoy convencido que esta tarea no nos va a quedar grande.

Por eso los invito, desde el fondo de mi corazón, por ustedes, por nosotros, por nuestros hijos, a que sigamos avanzando. A que nos unamos, a que no nos dejemos ganar por el pesimismo. Los invito a construir paz, liberar así todo el potencial que tenemos y aprovechar todas las oportunidades que nos ofrece nuestra bella Colombia. 


Muchas gracias.
 

- Software por Activisual -